Visitar el nido del águila de Hitler y el Berghof de Baviera

Visitar el nido del águila de Hitler y el Berghof de Baviera

El llamado Nido de Águila es un edificio ubicado en los Alpes Bávaros, cerca de Berchtesgaden. Era un chalé que se realizó en honor a Hitler como regalo de cumpleaños cuando cumplió los 50, de parte del Partido. La utilizó sobre todo para la realización de eventos diplomáticos y reuniones.

Ver visitas organizadas y experiencias en la zona

Los alpes bávaros están llenos de alicientes históricos y naturales. No te pierdas las mejores visitas organizadas y experiencias con reserva online.

  Reservar visitas en la zona

Construcción e Historia

La construcción fue encargada a Martin Bormann, que en trece meses consiguió realizar este magnifico complejo, que fue entregado a Hitler en 1939. Se encuentra justo encima de la montaña Kehlstein, de más de 1800 metros de altura.

Para alcanzar los últimos metros y llegar finalmente a la casa se excavó un ascensor en un túnel en la propia montaña. Este ascensor fue decorado profusamente con elementos de bronce pulidos y espejos venecianos. Un lujo encerrado en la montaña, que costó la vida a varios trabajadores que fallecieron durante su realización. El mobiliario de la casa era rico y excesivo, siendo elaborado por el diseñador Paul László. Contaba también con una chimenea de mármol rojo, un regalo hecho por el propio Mussolini.

La zona se convirtió en hogar también de otros dirigentes y personas cercanas a él, como Bormann, Heinrich o Himmler.

Esta gran profusión de lujo parece que no propició la presencia del gobernante. Aunque era una casa espectacular, el excesivo miedo a las alturas que sufría el dictador, lo disuadió de pasar demasiado tiempo en ella. De hecho solía acudir más a su guarida favorita, a escasos metros del chalé, el Berghof.

Esta se convirtió en su casa oficial de verano, mientras el nido lo utilizó sobre todo para reuniones formales y para recibir las visitas diplomáticas, ya que mantenía bien esa idea de magnificencia del régimen.

Durante la Guerra los bombardeos afectaron seriamente al enclave de Berghof, pero no al Nido, lugar difícil de alcanzar con las incursiones aéreas. Es posible que tampoco se enfocaran en la destrucción del Nido, ya que sabían de su escasa relevancia. Se personaron soldados en la zona y finalmente se hicieron con este. Tras su toma fue utilizado como lugar de mando hasta 1960 por los Aliados, hasta que se devolvió al Estado de Baviera.

Visita hoy

Actualmente la zona es visitable. A las afueras de Berchtesgaden se encuentra el Centro de Documentación de Obersalzberg. Se ubica en un antigua residencia pensada para albergar a los invitados. Se explica de manera amplia la importancia del lugar, donde se realizaron reuniones trascendentales y tomaron decisiones determinantes.

Desde aquí se puede subir en un pequeño autobús hasta el Nido. Se accede al mismo en el ascensor utilizado por el propio Führer, que conserva su decoración tal y como se realizó. Su lujo destaca con los elementos históricos como su original teléfono de la época de la Guerra.

Una vez llegados al complejo podemos recorrerlo casi íntegramente, aunque hoy en día alberga un restaurante. Conserva solamente la impresionante chimenea de mármol, pero no quedan vestigios de su mobiliario o decoración. El despacho del dictador hoy aloja la bodega de la cafetería. Quedan exclusivamente algunas fotografías que hablan del lugar. Eso sí, las vistas desde la terraza del restaurante son espectaculares. Puedes vislumbrar los maravillosos alpes bávaros en toda su magnitud.

En la zona se encuentra el Platterhof, que durante la época nazi, fue modificado para convertirse en un hotel de lujo para altos cargos y mandos militares. Tras la guerra sufrió un intenso destrozo, por lo que tuvo que ser restaurado nuevamente. Inicialmente se instauró un hotel, pero hoy en día, contiene un restaurante y una pequeña tienda de souvenirs.

Asimismo es interesante, para completar la visita, el Hotel zum Türken, en la parte baja del complejo. Cercano a donde se encontraba la antigua residencia de Hitler, fue durante la época del régimen un lugar para el acuartelamiento de la fuerzas personales del gobernante. Se reconstruyó tras los bombardeos, pero lo más destacado del mismo es su complejo sistema de túneles subterráneos. Solamente se puede realizar un recorrido por dos de los kilómetros que existen, ya que se encuentran en pésimo estado de conservación. No obstante, es una visita sobrecogedora, en la cual podrás incluso vislumbrar las celdas de castigo que estaban destinadas a los propios guardias.

Del resto de edificios más destacados, como la antigua y verdadera residencia del Führer, o incluso de uno de los cuarteles de las SS, ya no queda nada.

Reservar visita organizada desde Munich

Visitas guiadas a Berchtesgade y Obersalzberg desde Munich, incluyendo el Nido del Águila de Hitler y otras atracciones de los Alpes germanos, con sus paisajes asombrosos y cautivadores.

Reservar visita organizada desde Salzburgo

Los Alpes Germanos en cómodas excursiones organizadas desde Salzburgo, incluyendo la visita a los escenarios históricos del Tercer Reich.

Ubicación del nido del Águila y el Berghof de Hitler

Mi ubicación
Cómo llegar

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 2 votes.
Please wait...

Artículos relacionados

Nuremberg y el Tercer Reich, visitar los lugares históricos

Nuremberg fue la gran sede del Sacro Imperio Romano Germánico, aquí se realizaban las conocidas dietas de Nuremberg, asambleas donde

Los Hofbrauhaus, las cervecerías de Munich y su papel en el Tercer Reich

Desde finales del XIX era tradicional y muy habitual que se llevaran a cabo reuniones en las cervecerías alemanas para

Anden 17 – Gleis 17, en Grunewald. Cómo llegar, historia del lugar

Uno de los episodios más infortunados de la historia, que tuvo lugar precisamente durante la II Guerra Mundial, fue la

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*