Visitar el Campo de concentración de Dachau

Visitar el Campo de concentración de Dachau

Dachau Desde Munich

Los nazis dieron luz a innumerables campos de concentración. La mayoría de ellos seguro que te suenan de haberlos estudiado en historia o, tal vez, de alguna película. Pero si hay uno que es realmente representativo de la dura etapa que se vivió en Europa durante la Segunda Guerra Mundial ese fue el campo de concentración de Dachau. Éste, junto con el de Auschwitz-Birkenau es el más famoso y significativo de los que se conservan de la masacre nazi.

Localización del campo de concentración de Dachau

El campo de concentración de Dachau se encuentra cerca de Múnich. En concreto, a solo 13 kilómetros de distancia. Data de 1933 y su finalidad principal, que se consiguió años después de construirse, era convertirlo en el primer campo de concentración oficial.

Sus instalaciones tampoco se diferencian mucho de las de otros lugares de estas características. De hecho, en ellas es fácil localizar los hornos crematorios, los barracones de los prisioneros y las zonas donde se practicaban torturas.

Más de 200.000 prisioneros

Al igual de lo que ocurrió en otros campos de concentración, en un principio Dachau iba a servir para encerrar a los prisioneros políticos, pero poco a poco, las SS decidieron llevar allí también a aquellas personas que consideraban de razas inferiores o unos desviados, como eran los judíos, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová.

Cuenta la historia, que entre los años 1933 y 1945 murieron en Dachau centenares de personas. En el campo de concentración llegaron a estar hacinadas más de 200.000 personas, aunque a día de hoy se desconoce el número exacto de muertes que se produjeron allí. Es probable que ese dato nunca llegue a saberse.

El día a día de un prisionero de Dachau

El día a día de un prisionero en el campo de concentración de Dachau no era nada fácil. Los hombres y mujeres que allí eran trasladados debían someterse a diario a trabajos forzados, tanto en proyectos de construcción, como artesanía, construyendo carreteras, drenando pantanos o produciendo armamento. Al menor síntoma de debilidad, los torturaban y castigaban; algunos de ellos no salían con vida del castigo.

Dachau tampoco era diferente de otros campos de concentración. Durante 12 años, en estas instalaciones también se desarrollaron numerosos experimentos entre los prisioneros, que eran utilizados para probar nuevos medicamentos y distintas técnicas que a veces les mataban o les dejaban con secuelas de por vida.

La salud de muchos de los que allí se encontraban empeoró considerablemente a medida que la guerra avanzaba. Todo eso tiene una explicación, y es que a medida que los aliados avanzaban hacia Alemania, se trasladó a prisioneros de otros campos de concentración a Dachau, el juntarlos con los que ya estaban allí provocó que la salud de muchos de ellos empeorara y se propagaran las epidemias.

Uno de los hechos más destacados de Dachau fue que cuando se conoció que era inminente la llegada de los americanos a territorio germano, las SS decidieron llevar a más de 7.000 prisioneros a una marcha en la que muchos murieron de hambre, frío, agotamiento o fusilados. La pesadilla acabó en 1945 cuando los soldados norteamericanos liberaron a los prisioneros que quedaban en el campo de concentración.

Cómo visitar el campo de concentración de Dachau

La mejor manera de visitar el campo de concentración de Dachau es hacerlo a través de un guía especializado que relate los capítulos de la historia mientras enseña al visitante las instalaciones.

El campo de concentración se puede visitar todos los días excepto los lunes, que no abre al público. El horario se visita es de martes a domingo, de 9 a 17 horas.

Se puede llegaa a pie si se está alojado en Dachau, aunque si se viaja desde Múnich, lo recomendable es comprar un billete del  S-Bahn S2 dirección Dachau, y una vez allí, coger el autobús número 7 (DA 7). La ubicación del campo de concentración está muy bien señalizada y no tiene pérdida, sobre todo para aquellos que no hablen alemán.

Con casas y colegios alrededor

La ubicación del pueblo de Dachau tal vez no sea la mejor, ya que está bastante pegado al campo de concentración. Generalmente, los campos de concentración se solían ubicar en lugares alejados de la población, para evitar que los prisioneros pudieran escapar o que alguien les ayudara desde fuera. No ocurre así en Dachau.

Al lado del campo de concentración hay chalets y casas de personas cuya principal visión cuando salen de sus viviendas son los muros del campo de concentración. Además de eso, resulta curioso el dato de que las antiguas viviendas de las SS, se encuentran al lado del campo y de la antigua fábrica, también están ocupadas y activas actualmente, en realidad, hoy en día se usan como oficinas y casas de la policía nacional alemana. Sin duda, un detalle que contrasta con lo que existía allí hace décadas.

Reservar visitas organizadas desde Munich al Campo de Dachau

Reserva ahora tu visita con los mejores operadores locales

Ubicación del Campo de Concentración de Dachau

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Visitar el campo de concentración de Mauthausen

Si eres un apasionado de la historia, seguro que ya has estado en alguno de los escenarios de guerra más

Visitar el Campo de concentración de Stutthof, cerca de Gdansk

Stutthof es uno de los campos de concentración históricos dentro de la Alemania Nazi. Quizá a ti te suene a

Visitar el Campo de Concentración de Terezin – Theresienstadt

Praga. Un territorio que tampoco se salvó de los campos de concentración nazis. Un pueblecito situado al noroeste de Praga

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*