Escenarios de la Revolución del Terciopelo de Praga

Escenarios de la Revolución del Terciopelo de Praga

Eran momentos difíciles para una ciudad que ya no quería seguir apoyando un régimen que le oprimía. El poder de la URSS había ido disminuyendo, y el propio país estaba relajando sus medidas, trayendo reformas políticas que se estaban introduciendo paulatinamente en todos los países comunistas. Pero no era suficiente. Praga necesitaba cambios. Y fue así que se dieron las circunstancias idóneas para que tuviera lugar este alzamiento pacifico en 1989.

Comenzó con una manifestación no autorizada en Bratislava. Fue dispersada por las autoridades, pero el hecho se conoció y fraguó en el resto del país. Desde el día siguiente se sucedieron las diversas manifestaciones pacificas a lo largo de todo el país, pero especialmente en la capital. La gente se movilizó y organizó proliferando las protestas y disensiones contra el régimen.

Todo ello culminó con la huelga general del 27 de Noviembre. La huelga tuvo un gran éxito, consiguiendo paralizar el país completamente durante unas horas, lo que conllevó la preocupación y la necesidad de reacción por parte de la administración. El partido Comunista pidió ayuda y refuerzos a las autoridades rusas, ante la imposibilidad e impotencia que sentían, pero esta fue denegada. Ya no iban a intervenir militarmente; los rusos ya no iban a utilizar la fuerza. Ante esta coyuntura, el gobierno, que se veía incapacitado de actuar de otra manera, se vio obligado a abandonar su posición de poder y renunciar. En este reportaje comentaremos los detalles y escenarios de la Praga comunista y la Revolución del Terciopelo.

Significado y Consecuencias

El mundo tal y como se había conformado tras la II Guerra Mundial, lleno de tensiones y de miedo, se estaba viniendo abajo. Era una situación que ya no se podía sostener. Las presiones y el mandato soviético estaban cambiando. La realidad no se mantenía, lo que obligaba a cambiar sus actitudes y la imposición del gobierno.

La caída del Muro de Berlín fue uno de los acontecimientos más relevantes del momento, que significó el principio del fin de una etapa. Fue el primer suceso que desencadenó la liberación en el resto de los países soviéticos que se veían aún bajo su yugo. Es por ello que la insurrección se desarrolló de manera pacifica. La violencia ya no iba a solucionar nada, las reacciones habían cambiado.

La evolución del país tras la revolución de terciopelo fue determinante: proliferaron los movimientos nacionalistas e independentistas. Los sentimientos de pertenencia a un país independiente y diverso del conformado en las últimas décadas se incrementó, y esto llevó a la separación del país en dos, conformados por la República Checa y la República Eslovaca.

Escenarios y vista actual

El centro neurálgico de la revuelta en Praga fue la Plaza de Wenceslao. Al lado de la estatua de San Wenceslao la población se concentró en diversas manifestaciones pacificas, pidiendo la libertad e independencia de su país. Fue el centro del Foro Cívico, creado específicamente durante los días de convulsa para centralizar las acciones. Será este el que convoque la huelga general que desencadenará la caída del gobierno comunista. En la plaza destaca el Edificio Melantrich, cuya construcción se remonta a 1914, y que fue uno de los escenarios clave de la Revolución. Desde el balcón de este inmueble aparecieron juntos dos de los precursores de la insurrección: el político checoslovaco Alexander Dubček y el político y dramaturgo Václav Have.

Las manifestaciones recorrían las calles de Praga, sucediéndose las marchas estudiantiles hacia la tumba de Karel Hynek Mácha, en el cementerio Vyšehrad, iniciador de la poesía checa; que proseguían hacia el centro de la capital.

Entre los lugares que sirven para recordar estos sucesos se encuentra el Memorial dedicado a los estudiantes que participaron en las manifestaciones, en la calle Národní. Aquí se halla una pequeña placa de bronce con unas manos, que simbolizan las palmas alzadas en forma de protesta, y la fecha de las manifestaciones.

Desde luego otro de los emplazamientos destacados para conocer este momento y su importancia para la ciudad, es el Museo del Comunismo. Este se ubica en la calle Na Prikote, 10. En él hay una parte propiamente dedicada al momento en el cual se fragua la Revolución en el país, cuando ya habían sucumbido a los sueños y esperanzas, y estaban viviendo momentos de desapego de la realidad comunista. Diversos puntos para recordar una situación que supuso el cambio y la liberación de un país, que conformaría una nueva historia de su pueblo.

Visitar los escenarios de la Revolución de Terciopelo de Praga y la Praga comunista

Reserva ahora tu visita guiada con los mejores operadores locales

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Praga en la guerra fría

La ciudad de Praga había vivido situaciones muy complejas desde el ascenso de Hitler al poder. Fue anexionada y sobrepuesta

Visitar los bunkers de la Guerra Fría en Moscú

Moscú, una de las ciudades más relevantes de los últimos siglos, fue sede del gobierno comunista y centro neurálgico de

Visitar la Budapest soviética de la Guerra Fría

Durante la II Guerra Mundial, Hungría formaba parte de las fuerzas que apoyaban el régimen nazi, siendo integrante del Pacto

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*