Londres en la Segunda Guerra Mundial

Londres en la Segunda Guerra Mundial

La magnífica ciudad de Londres era una de las ciudades más grandes y pobladas del mundo a principios del siglo XX. Pero a lo largo del siglo, se vio terriblemente afectada por el devenir de los acontecimientos. Las dos guerras mundiales supusieron un duro golpe, especialmente la Segunda Guerra Mundial.

Inglaterra quiso encararse a la amenaza alemana haciendo frente común con Francia. Fueron sus mayores opositores y ello les ocasionó convertirse también en dos de los países que más daños sufrieron por ello. Su fuerte implicación produjo que se establecieran como objetivo clave por parte de la oposición, sufriendo las consecuencias de ello, especialmente su capital.

Situación preliminar

La contienda que había estallado en 1939 estaba desarrollándose a favor de la potencia alemana y sus aliados. Habían conseguido anexionar diversos países como Polonia, Checoslovaquia, Luxemburgo, Bélgica, Holanda, Noruega y Dinamarca. Habían logrado también invadir Francia, avanzando así a marchas forzadas por toda Europa. Aunque las tropas británicas y francesas intentaban hacerles frente, de momento no habían conseguido impedir la expansión alemana. Pero Hitler quería más. Por eso decidió hostigar incluso a la isla britanica.

Los bombardeos de Londres

Los alemanes estaban decididos a atacar al imperio anglosajón y someterlo. En el verano de 1940 las fuerzas aéreas sometieron a la Royal Air Force, el ejército del aire británico, a un ataque repetido y constante. Su propósito era el de aniquilar todos los cazas y aeronaves que estos tenían. Asimismo, hostigaron diversos puntos de relevancia de la isla. Querían minar sus fuerzas para preparar un ataque a gran escala en el islote, y anexionarlo.

Desde el 7 de septiembre de 1940 hasta el 21 de mayo del año siguiente, los nazis subyugaron a Gran Bretaña a intensos bombardeos, atacando diversas ciudades de gran preponderancia. Esta gran arremetida contra los ingleses, se la conoce como Blitz.

La Luftwaffe, la fuerza área alemana, instigó repetidamente a la gran urbe de Londres, sometiéndola a ataques durante 57 noches consecutivas, a principios del mes de septiembre. La localidad fue supeditada a asaltos en unas 71 ocasiones a lo largo de casi un año, tiempo en el cual las potencias del eje no cesaron de asaltar al Reino Unido.

Los objetivos alemanes y las defensas inglesas

Los primeros bombardeos se dirigieron hacia fines concretos, como el puerto de Londres, sometido durante los primeros días. Durante el mes de noviembre se siguieron atacando puertos, comerciales e industriales. Los asaltos se dispersaban por toda la isla, pero se concentraban en la capital. Uno de los momentos más devastadores para la localidad fue el 29 de diciembre de aquel año, cuando los cañoneos provocaron un gran incendio, el llamado Segundo Gran Incendio de Londres.

Una de las imágenes más impactantes de la historia de la nación, es la instantánea que retrata la catedral de San Pablo, que prácticamente quedó incólume, rodeada de edificios en ruinas y en llamas.

Hasta el momento las defensas británicas habían resultado prácticamente inútiles, y no habían conseguido oponerse de forma efectiva. Solamente habían podido causar unas 70 bajas, aproximadamente, entre los aviones del enemigo. Aunque contaban con radares sofisticados y su fuerza aérea era considerable, los cazas británicos eran prácticamente inoperables contra los bombardeos nocturnos, no pudiendo rastrear ni individuar los asaltos antes de que se produjeran, ventaja que los alemanes supieron aprovechar para sus incursiones.

No obstante, los germanos empezaron progresivamente a reducir los ataques, ya que necesitaban concentrarse en otro frente que acababan de abrir, Rusia.

Siguieron con los bombardeos durante principios del 1941. Ampliaron sus objetivos, tanto militares como civiles, procurando crear un mayor clima de caos, destrucción, y desesperación entre la población. Sin embargo, los anglosajones, consiguieron mantener su ánimo alzado, y no someterse a la presión, lo que les permitió mejorar considerablemente sus defensas.

Habían creado un nuevo caza equipado con radar que era especialmente efectivo contra los bombardeos, el Bristol Beaufighter. Se le sumaban los mejorados radares de tierra que dirigían a los aviones hasta sus objetivos, guiándolos en la noche para aumentar su precisión.

Gracias a esta asombrosa mejora los ingleses incrementaron las bajas teutonas a la vez que reducían las suyas. A ello se sumó la necesidad imperante del ejército alemán de atender el otro gran frente, la parte rusa, por lo que finalizaron los ataques y los bombardeos en mayo del mismo año.

La última ofensiva que realizaron sobre la ciudad londinense fue el 10 de mayo, dañando diversos edificios de importancia como el Palacio de Westminster o el Museo Británico.

La gran cantidad de construcciones y lugares destruidos fue enorme, además de la gran suma de víctimas militares, y sobre todo de civiles. Se calcula que fallecieron alrededor de unas 40.000 personas y unas 100.000 fueron heridas. Muchos más se quedaron sin hogar. Fue un duro golpe para la ciudad de Londres; aunque gracias a su espíritu y fortaleza, consiguieron recuperase rápidamente para seguir haciendo frente a la amenaza nazi.

Reservar visita guiada sobre el Londres de la Segunda Guerra Mundial

Reserva ahora tu visita guiada por los escenarios bélicos de Londres en la Segunda Guerra Mundial

Churchill War Rooms

Este gran museo es un complejo histórico subterráneo de gran importancia para conocer algo más acerca de la gran guerra.

Se encuentra compuesto por la Cabinet War Rooms, donde se ubica el centro de mando del gobierno británico durante la contienda mundial; y el Museo de Churchill, dedicado a esta gran figura de la política británica. En 1938, debajo del aérea del Whitehall de Westminster, se realizó esta construcción en el subsuelo. Tras finalizar la primera guerra mundial se había incrementado la amenaza y el miedo ante posibles ataques, por lo que el gobierno británico vio la necesidad de construir un lugar que pudiera albergar las principales oficinas gubernamentales del país y de la ciudad.

Desde luego fue así, ya que poco después se utilizó como centro de mando en la Guerra. Cuando finalizó la lucha, dejó de utilizarse y finalmente se abandonó. Debido a su importancia como lugar histórico se decidió convertirlo en un museo en 1984, procurando mantener la memoria tan trascendente de este lugar. Posteriormente se añadirá también el museo monográfico dedicado a la vida de Churchill, primer ministro y gran líder del Reino Unido durante el conflicto. El museo también contiene el denominado HM Treasury, que es el departamento gubernamental del Reino Unido.

Reservar visita guiada sobre Churchill y los días de la guerra

Reserva ahora tu visita guiada por las habitaciones de Guerra de Winston Churchill en Londres

Escenarios de la II Guerra Mundial en Londres

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 3.0. From 2 votes.
Please wait...

Artículos relacionados

El Estadio Olímpico de Berlín de los juegos de 1936.

Fue en 1931 cuando se decidió que el siguiente emplazamiento para los juegos Olímpicos fuera Berlin. Quizás en un intento

Anden 17 – Gleis 17, en Grunewald. Cómo llegar, historia del lugar

Uno de los episodios más infortunados de la historia, que tuvo lugar precisamente durante la II Guerra Mundial, fue la

Visitar Bendlerblock, el edificio de la resistencia y la Operación Valkiria en Berlín

Este edificio, ubicado en Stanffenberstrasse, en la parte de Berlin Occidental, se remonta a poco antes de la I Guerra

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*