El bunker y las catacumbas de Odesa

El bunker y las catacumbas de Odesa

A orillas del mar Negro, en Ucrania, se encuentran estas fascinantes catacumbas, las más grandes del mundo. No son las únicas de este estilo en Europa, pero desde luego son las más impresionantes por su conformación particular y tamaño. Este sistema de galerías subterráneas está constituido por unos 2500 kilómetros de recorrido. Son túneles excavados en la piedra caliza que forman este entramado tan espectacular. Están excavados a unos 30 metros de profundidad y están realizados en tres niveles distintos. Entre sus galerías se suceden las historias y vivencias de muchas personas que buscaron refugio aquí, es parte de la crónica de la ciudad.

Historia

Los orígenes de estas catacumbas no es del todo seguro. No se sabe con total certeza cuando se iniciaron a excavar estas galerías, pero lo que sí se sabe con exactitud es que se ampliaron considerablemente durante el siglo XIX. En este momento se empezaron a extraer grandes bloques de piedra de forma masiva, ya que se utilizó como cantera para la construcción de edificios de la ciudad. Durante este período la extracción de piedra fue más bien descuidada y poco sistemática, ocasionando conformaciones irregulares y poco cuidadas. Se constituyeron asimismo con excavaciones para el sistema de alcantarillado, además de las formaciones naturales. Una compleja conformación rocosa que explica la gran diversidad de formas, laberintos y galerías existentes.

Su formación las convirtieron en uno de los refugios preferidos para criminales y rebeldes. Se cree que fue también utilizada por los masones para sus reuniones secretas. Más adelante se convirtió en base soviética durante la Segunda Guerra Mundial, refugiándose aquí los militares rusos cuando la ciudad fue tomada por los invasores. Espiaban a los nazis, los saboteaban, y trataban de combatir de todas las maneras posibles a los asaltantes. Tras la Guerra los rusos abandonaron el lugar y se convirtieron de nuevo en hogar de criminales, y sobre todo de contrabandistas.

Hoy en día aún no se conoce su entramado al completo, por lo que se siguen realizando estudios y exploraciones actualmente.

Visita actual

La entrada a las catacumbas no está prohibida, pero si desaconsejada sin un guía. Se puede acceder desde Moldavanka en la calle Kartamyshevskaya, cuyo acceso se encuentra constantemente controlado, para evitar que entren y se pierdan niños en su interior. Hay más accesos a las mismas, muchos escondidos por diversos puntos de la ciudad; bien en sótanos de edificios antiguos, o en zonas costeras o cercano a algunos barrancos. Sin embargo, la gran mayoría de ellos se encuentran tapiados y sin posibilidad de acceso.

Las catacumbas son un lugar peligroso ya que es fácil perderse y quedarse encerrado dentro, por lo que siempre se recomienda visitarlo con un guía que además te proporcionará un recorrido a través de la historia del mismo. Los itinerarios que realizan los guías se engloban además dentro del llamado “Museo de la Gloria Partisana”. Este museo se centra en la experiencia y en el momento vivido en las mismas durante la II Guerra Mundial. Los soviéticos habían buscado refugio aquí, cuando los nazis ocuparon la ciudad, y se esforzaron en acondicionarlas.

Excavaron habitaciones y conformaron parte de las galerías para que fueron habitables. Las camas las realizaban en plataformas esculpidas en la pared. Podían cocinar con estufas de leña de piedra caliza y realizaron túneles que permitían la salida de humos. Disponían hasta de un hospital acondicionado para los enfermos e incluso de un quirófano. Se cambiaban de ropa antes de salir a la superficie para que no se les reconociera, y para que no se supiera que habían estado en las galerías subterráneas. Llevaban una vida de sigilo y de vigilancia.

Parte de estos han sido reconstruidos para la visita, para que el turista pueda hacerse una mejor idea de las condiciones de vida de los partisanos.

Pero las catacumbas encierran muchos misterios sin resolver aún, habiéndose encontrado en varios de los túneles, objetos pertenecientes al principio del siglo XX, y monedas de la época zarista; que nos muestran la diversidad de personas que buscaron refugio en estos sitios. El recorrido por las mismas es sobrecogedor y espectacular al mismo tiempo.

Parte de la historia vivida en ellas deja sorprendidos, a la vez que se ve lo difícil que fue la supervivencia en aquellas galerías, escondidos y confinados, sin libertad.

Una visita distinta e impactante.

Reservar visita organizada a las Catacumbas de Odesa

Reserva ahora tu visita con los mejores operadores locales

Ubicación de las Catacumbas

Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

Puntúa este artículo, ¡Muchas gracias!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

Visitar el Führerbunker, los escenarios de los últimos días de Hitler en Berlín

Tras la I Guerra Mundial la posibilidad de un ataque aéreo era una realidad latente, que atemorizaba a la población.

Visitar el nido del águila de Hitler y el Berghof de Baviera

El llamado Nido de Águila es un edificio ubicado en los Alpes Bávaros, cerca de Berchtesgaden. Era un chalé que

Los Hofbrauhaus, las cervecerías de Munich y su papel en el Tercer Reich

Desde finales del XIX era tradicional y muy habitual que se llevaran a cabo reuniones en las cervecerías alemanas para

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*