TALLIN SOVIÉTICA

La historia de esta ciudad es testigo de las disputas entre los alemanes y rusos.

Ocupada por unos y otros, y bajo el dominio y la imposición alternativamente y constante de ambos; sus últimos siglos de historia se han visto ocupadas con ideologías contrapuestas, esperanzas vanas, y presión desmedida. No verá alcanzar su propia independencia y autonomía hasta 1999 cuando por fin consiguen declarar la República de Estonia.

Historia:

Esta localidad siempre ha estado bajo la contienda de alemanes y rusos. Desde principios del siglo XX, con el comienzo de la primera Gran Guerra, la rivalidad y los deseos de hacerse con el control de la capital eran continuos.

En 1940 será ocupada por la URSS que la invadirá militarmente, estableciendo una importante base destinada a la defensa ante el avance fascista en la misma.

No obstante, un año más tarde, ante la imposibilidad de mantener el baluarte, tuvieron que abandonar la ciudad, que fue tomada por los alemanes. En 1944 se vio sometida a unos duros bombardeos por parte de los soviéticos, que consiguieron así librarla de la ocupación nazi. Los estonios, sintiéndose libres, levantaron su bandera independiente. Pero la situación duro más bien poco. Los rusos se hicieron con el control de la localidad, estableciendo su gobierno comunista. La ciudad experimentó un crecimiento y florecimiento como nunca, convirtiéndose en un gran centro comercial, y desarrollando su industria pesada y alimentaria principalmente. No obstante la opulencia económica, el descontento entre la población aumentó. Desde los años 80 los movimientos independentistas fueron creciendo en el país, y no pararon hasta que consiguieron proclamar la independencia.

La Guerra Fría y su visita actual.

La ciudad de Tallin muestra una gran cantidad de testimonios de la época soviética.

Uno de los complejos más llamativos es la construcción que se realizó para los juegos Olímpicos de Moscú de 1980. Aunque los juegos se celebraron en la capital rusa, esta ciudad no parecía ser la adecuada para hospedar la fragatas de vela, por lo que se decidió escoger otra localidad. Se construyó por lo tanto el Linahall, un gran complejo deportivo en las inmediaciones del puerto. Este gran establecimiento cambió sustancialmente la linea y el perfil de la costa. Aunque se trata de una imponente construcción, esta no se realizó demasiado alta, para permitir seguir disfrutando de las increíbles vistas que se tienen desde la costa de la parte medieval de la ciudad. Tras la caída de la URSS el complejo se dejó de utilizar y progresivamente fue abandonado. Parte del mismo siguió en funcionamiento para proporcionar algunos servicios; como la ruta de embarcaciones hacia Helsinki, o el helipuerto, aunque finalmente también dejaron de realizar su actividad, al menos de forma regular. El establecimiento actualmente está siendo reestructurado para ser convertido en un gran centro de actividades que incluya un teatro, cafeterías, restaurantes y salas de conferencias. De momento aún se puede pasear por estas antiguas instalaciones que nos recuerdan el pasado, con la magnificencia y sobriedad soviética.

Muy cerca de aquí nos encontramos también con un lugar que destaca especialmente por su historia vinculada a la presencia soviética. La localidad de Viimsi es un pequeño remanso de paz a pocos pasos de la capital. En este lugar podemos seguir conociendo partes de los recuerdos del país. Uno de los sitios más emblemáticos es el Estonian War Museum que se centra en la historia militar. Se concentra en presentar el desarrollo armamentístico, y mostrar la historia del ejercito y su desarrollo a lo largo del tiempo. Destaca su evolución desde la Primera Guerra Mundial, con un enfoque hacia la Segunda Contienda y la Guerra Fría especialmente. Una muestra del armamento utilizado y al mismo tiempo del estilo de vida propio durante la guerra fría, con la replica de búnkers, permite al visitante conocer más de cerca estos momentos del pasado estonio.

Otro de los emplazamientos a destacar de la comarca es el Museo de Coast Folk, ubicado en la antigua sede de una escuela, enseña de una manera interactiva y diversa la vida costera. Este museo localizado en Prigi, muestra un recorrido por la vida e historia de este fascinante país, que nos acercará a la realidad propia de la población del entorno. Y paseando por la bahía podemos también recorrer algunos puntos destacados como es la base aérea soviética abandonada, que muestra las antiguas zonas fronterizas; o el llamativo museo al aire libre Viimsi.

No votes yet.
Please wait...

Artículos relacionados

Berlín en la guerra fría

Tras los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, Berlín quedó devastada.  Una ciudad asolada por el conflicto, la destrucción y

CEMENTERIO JUDÍO DE WEISSENSEE. BREVE HISTORIA Y VISITA HOY.

El cementerio de Weissensee es el mayor lugar de enterramiento judío que existe en Europa. Cuenta con unas 45 hectáreas

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*