RIGA SOVIÉTICA

Riga, ciudad letona de gran relevancia, es también una gran desconocida.

Cuenta con una historia y un pasado muy rico pero también muy convulso, sobre todo durante la época contemporánea. Fue uno de los diversos países bálticos que se vio sometido a las diversas ocupaciones por parte de los rusos y alemanes. Al principio de la II Guerra Mundial fue anexionada por la URSS, que buscaban adelantarse y establecer posiciones de defensa ante los nazis y su avance. No obstante, los rusos no consiguieron mantener el baluarte durante mucho tiempo y fue finalmente ocupada por los alemanes. Durante el conflicto la ciudad sufrió un duro sometimiento por parte del Tercer Reich. Al finalizar la contienda sus habitantes quedaron de nuevo merced de sus vecinos de la URSS, que impusieron su régimen comunista también aquí. La hegemonía soviética se mantuvo constante hasta prácticamente los años 80, cuando la perdida de poder por parte de los rusos, permitió una paulatina ganancia de autonomía por parte del país, que conseguiría finalmente independizarse. Ciudad sometida a lo largo de su historia a diversos imperios, sus calles permiten realizar múltiples recorridos que nos muestran sus recuerdos y su pasado.

Barrio Moscú:

Este barrio es un ejemplo de la permanencia de su memoria en la actualidad. Se localiza en la orilla derecha del río que atraviesa la capital, y al sur de la parte más antigua de la misma, el casco medieval. Esta zona se encuentra ubicada justo en la carretera y camino que lleva a Moscú, de donde tomó el nombre. Su origen se remonta al siglo XV cuando no se permitía la entrada a la ciudad a la población rusa y judía, que venían a comerciar. Fue así que fueron estableciéndose fuera de la muralla, creando una nueva zona habitada principalmente por burgueses. El distrito creció y se integró posteriormente con el resto de la ciudad al igual que su población. Ulteriormente durante el siglo XX, con la ocupación alemana, se convirtió en ghetto judío. Los nazis obligaron y segregaron a la población judía a recluirse en este barrio. Durante la época soviética se restauró gran parte del mismo y se construyeron diversos edificios destacados, como por ejemplo la Academia de las Ciencias, el primer rascacielos de la ciudad. Se realizó en un estilo neobarroco pero con elementos propagandísticos típicos del momento, como la decoración de hoces y martillos. Pero lo más relevante de esta parte de la localidad es su encanto peculiar imbuido en sus particulares casas de madera. Estos edificios, que se conservan magníficamente, recuerdan un momento esplendoroso de la capital. Zona residencial por excelencia, estas casas de madera son una clara señal de la opulencia burguesa del momento, marcando todo un hito arquitectónico.

Sus imponentes construcciones lo convierten en un distrito peculiar con reminiscencias de la era soviética y mezcla burguesa derivada de sus orígenes.

Museo de la Ocupación de Letonia:

Esta colección es una de las más significativas de la capital, donde se muestra la crónica del siglo XX. Rememora las diversas ocupaciones que sufrió la ciudad a manos rusas, alemanas y de nuevo soviéticas, hasta su final independencia en 1991. Un recorrido a través de la evolución histórica de su dominio con muestras del cambio que conformó a la ciudad. En el mismo se pretende rendir homenaje y recordar los sucesos acontecidos, proporcionando una visión amplia de los eventos. Se muestran documentos varios, como grabaciones, audios y diversos objetos. Lo más impactante son los testimonios de los prisioneros, de todos aquellos que sufrieron de primera mano las consecuencias de la ocupación. Destaca además las reconstrucciones realizadas para recrear la vida de los presos y deportados a Siberia.

Las deportaciones a Siberia:

Las deportaciones a Siberia fue uno de los sucesos más impactantes que tuvieron lugar durante la hegemonía comunista, realizándose en todos los países bálticos.

Los famosos Gulags, campos de concentración, se crearon para albergar a prisioneros de todo tipo, sospechosos de traición, opositores del gobierno o delincuentes, o aquellos considerados como tal. Los deportados fueron miles, y pocos de ellos sobrevivieron a las duras condiciones de vida que proporcionaban los campos de Siberia. En Riga persisten ecos de esos momentos a través de las reconstrucciones que hemos visto en el Museo de la Ocupación, pero también en las estaciones desde donde partían multitud de trenes con los deportados.

No votes yet.
Please wait...

Artículos relacionados

Tercer Reich en Munich. Visión general, periodo histórico y puntos clave para el visitante actual.

La ciudad de los monjes, significado de Munich en alemán, fue originalmente un monasterio de abades del siglo VIII. Quién

MUSEO DE GUERRA RUSO-ALEMÁN DE BERLÍN. INTRODUCCIÓN, COLECCIÓN Y DATOS DE LA VISITA.

La creación de este museo supuso un hito histórico en el devenir de las crónicas de los dos países. Un

Por qué visitar el campo de concentración de Gross-Rosen

Si has curioseado un poco sobre campos de concentración, seguramente te suene un poco el de Sachsenhausen. Cierto es que

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*