MUSEO MEMORIAL DE LA COSMONÁUTICA DE MOSCÚ

La capital Rusa nos obsequia con un particular museo digno de su visita. Este lugar está dedicado a la conquista del espacio por parte de la Union Soviética.

La contienda entre Estados Unidos y la URSS durante la Guerra Fría produjo fenómenos como este. Una carrera sin limites hacia el mundo exterior, hacia el conocimiento de lo que se encuentra más allá. Los dos países rivalizaron durante años para conseguir ser los primeros en avances tecnológicos, sorprendiendo al mundo con nuevos y fascinantes descubrimientos. Todo ello llevó a la exploración del espacio, interés que fue compartido posteriormente por muchos otros países que se unieron a las expediciones rusas y americanas. Para recordar este gran afán de conocimiento y desarrollo se creó este magnifico museo.

El Museo:

El edificio donde se aloja la colección es un enorme obelisco que fue realizado en 1958. Este se construyó para conmemorar el lanzamiento del satélite artificial Sputnik. Tras el evento se ideó el proyecto, y se inauguró unos cuantos años más tarde, en 1964. Esta imponente estructura fue construida desde un principio con la intención de albergar un museo en su interior. Se pensó acoger la exposición en la base del mismo, aunque la realización efectiva y apertura no fue hasta los años ochenta. El obelisco de enormes dimensiones se encuentra coronado por un cohete espacial. La idea era la de imitar el despegue de la nave, con la plasmación de una gran columna de humo dejada por el cohete. Sus considerables medidas lo convierten en el segundo monumento más alto de todo el país. Su intención era clara, querían potenciar el afán y el interés por el espacio. Cuenta además con un imponente revestimiento de titanio que le proporciona una presencia solemne. Sus reflejos se expanden por toda la plaza, proporcionando un aspecto cuanto menos peculiar en los días soleados. Delante del mismo, en la explanada, se encuentra una enorme estatua de Konstantín Tsiolkosvski. Fue uno de los mayores precursores de la aeronáutica rusa, y aquí se encuentra, dando la bienvenida a los visitantes.

Visita actual:

El museo cuenta con una superficie de más de 8000 metros cuadrados, en los cuales se muestran diversas exposiciones relacionadas con el mundo de las aeronaves.

La colección presenta una gran diversidad de objetos curiosos e interesantes como los trajes de los astronautas, piezas excepcionales como las rocas lunares; o fragmentos de cohetes y satélites. Complementan siempre con explicaciones interactivas y diversas, además de presentar maquetas de naves o de transbordadores. Estas nos permiten entender y aproximarnos hacia la compleja tecnología que se desarrolló para la conquista del espacio. La exposición se completa con una diversa muestra de fotografías, videos y grabaciones. Todas ellas se realizaron durante las travesías, mostrando la gran diversidad de información y conocimiento que se extrajo de cada expedición.

Se presenta asimismo un recorrido bastante amplio a través de la propaganda, que se realizó durante la rivalidad americana, ante la carrera espacial que tuvo lugar durante la Guerra Fría. Se muestra la utilización de los logros y sucesos relacionados con los avances en el conocimiento y exploración del espacio, todo ello sirviendo al propósito de enaltecer y engrandecer a la URSS.

Pero no solo hay una demostración de las exploraciones espaciales rusas, sino que también se explican y exponen las diversas etapas e incursiones realizadas por otros países, tanto Estados Unidos, como China, o por los diversos países europeos.

Cuenta asimismo con partes interactivas que hacen la visita mucho más entretenida e interesante. La maqueta de la estación espacial permite experimentar la sensación que perciben los astronautas, simulando como si estuvieras en una verdadera misión.

Este particular museo hace un recorrido por toda la historia del espacio, con un especial interés en mostrar el avance tecnológico e histórico en la conquista del universo. Se exhiben también partes más significativas, como algunas expediciones especiales que contaron con pilotos singulares, como los primeros tripulantes animales. Asimismo se presentan las difíciles condiciones de vida de los astronautas. Estos a veces se veían obligados a aterrizar, a la vuelta de sus misiones, en Siberia, sobreviviendo a las duras condiciones, hasta su localización y rescate.

Este museo es único y particular. No solo por la muestra de la magnificencia rusa, sino por la propia significación y exclusividad del mismo.

Un recorrido por la conquista del universo, un recorrido por las estrellas.

No votes yet.
Please wait...

Artículos relacionados

MUSEO DE GUERRA RUSO-ALEMÁN DE BERLÍN. INTRODUCCIÓN, COLECCIÓN Y DATOS DE LA VISITA.

La creación de este museo supuso un hito histórico en el devenir de las crónicas de los dos países. Un

Por qué visitar el campo de concentración de Gross-Rosen

Si has curioseado un poco sobre campos de concentración, seguramente te suene un poco el de Sachsenhausen. Cierto es que

SOFÍA COMUNISTA

Sofía fue una de las ciudades que también se vio rendida al sufrimiento durante la II Guerra Mundial. Partidaria de

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*