BARRIO BÁVARO: BAYERSCHES VIERTEL DE BERLÍN, ANTIGUAMENTE CONOCIDO COMO LA “SUIZA JUDÍA”. RESEÑA HISTÓRICA, VISITA ACTUAL Y PUNTOS MÁS INTERESANTES.

Uno de los barrios y lugares más destacados de Berlin es sin duda el Barrio que se encuentra entorno a la Bayerischer Platz, en el distrito de Schöneberg. Este barrio es también conocido como el barrio bávaro o suiza judía por estar compuesto de diversas calles que llevan los nombres de varias ciudades de Baviera. Sus calles confluyen entre la Münchener, la Salzburger y la Innsbrucker Strasse.

Historia:

Este barrio se originó a principios del siglo XX, conformado por grandes casas, con amplios jardines. Sus fascinantes residencias llegaban a ser de hasta 250 metros cuadrados. Incluso tenía su propia linea de metro. Se conformó como un barrio destacado dentro de la capital. Es así que este lujoso barrio atrajo a la alta burguesía, entre la que destacaban diversas familias judías. En el barrio vivieron personajes tan destacados como Albert Einstein, Erich Fromm, Eduard Bernstein, Gottfried Benn o Rudolf Breitscheid. Debido al ambiente tan burgués e intelectual, se concentraron una gran multitud de judíos, llegando a habitar la zona unos 16.000 para principios de los años 20. Con el principio de la II Guerra Mundial empezaron las deportaciones, y la segregación de estos, quedando en 1943 apenas 6.000. Durante la Guerra, además, el barrio quedó prácticamente destruido, ya que recibió el impacto de diversos bombarderos aliados. Se reconstruyó casi íntegramente en los años 50 dotándolo de un aspecto curioso, en un intento de conservar antiguos edificios con una arquitectura más modernista.

Puntos de Interés:

Tras los acontecimientos de la Guerra se quizo recordar de alguna manera la importancia que tuvo este barrio y a sus habitantes judíos. Es por ello que se quiso realizar el monumento Orte des Erinnerns, los lugares de recuerdo. Los artistas Renata Stihy y Frieder Schnock idearon un monumento que estuviera presente por todo el barrio, a través de 80 placas colocadas en farolas, las cuales narran momentos trágicos de la historia del lugar. Su objetivo es entremezclarse con el urbanismo propio de la zona y mostrar, no un acontecimiento concreto, sino la propia historia vivida durante el régimen.

Las placas exponen leyes y testimonios en relación a momentos ocurridos durante la época de guerra, muchas veces delante de sitios emblemáticos, para que la idea y el impacto sea más vivido. Es el ejemplo del cartel delante de un parque infantil que reza que los niños judíos y arios no deben jugar juntos. O el cartel delante de la iglesia de Heilbronner Strasse, donde exponen la ley que señala que la conversión al cristianismo no influía en la cuestión racial. Estas placas cuentan con un panel explicativo de la intencionalidad y fin de las mismas junto a un mapa que nos permite realizar el recorrido por todas ellas.

Además de estas señalizaciones se han marcado otros lugares relevantes. Por ejemplo, la famosa casa de Einstein, que habitó desde 1918 a cuando emigró de Alemania en 1933; o las casas de Benns y Bernstiens, las dos en Bozener Strasse. Se puede también visitar el monumento de piedra que se erigió delante de la antigua sinagoga.

Destaca asimismo la exposición permanente que se encuentra en el Ayuntamiento de Schoneberg, desde el 2005. En esta se trata de exponer las biografías y testimonios de diversos habitantes del barrio, que relatan el cambio drástico que dio sus vidas. Se exponen 152 álbumes familiares, que junto a los testimonios recogidos, como las cartas, dan forma a esta exposición. A través de testimonios gráficos y escritos se intenta procurar dar una imagen del barrio antes y después de 1933 y el cambio tan contundente que sufrió el barrio y sus habitantes.

Visita actual

A pesar de la gran importancia que tuvo este parte de la ciudad en la historia alemana, no forma parte de uno de los recorridos turísticos más destacados, y suele ser un lugar algo olvidado, transitada solamente por sus propios habitantes.

No obstante, como hemos visto, su visita nos puede enseñar una parte muy importante de la historia de la ciudad y de uno de los momentos cruciales de la II Guerra Mundial, como son las deportaciones y el segregacionismo judío. Este barrio permanece con sus placas conmemorativas y sus monumentos como un señal de la extraña convivencia y a veces incluso de la aceptación tacita del régimen y de sus actuaciones.

No votes yet.
Please wait...

Artículos relacionados

TALLIN SOVIÉTICA

La historia de esta ciudad es testigo de las disputas entre los alemanes y rusos. Ocupada por unos y otros,

Berlín en la guerra fría

Tras los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, Berlín quedó devastada.  Una ciudad asolada por el conflicto, la destrucción y

Por qué visitar el campo de concentración de Gross-Rosen

Si has curioseado un poco sobre campos de concentración, seguramente te suene un poco el de Sachsenhausen. Cierto es que

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*